Feeds:
Entradas
Comentarios

Humo (Bibliotecas 5)

Le reconoció en el momento de subir al tren, hubiera sido una suerte inmensa que les hubieran asignado asientos cercanos, llevaba el habitual traje marrón, raído e iluminado por algúna lampara de café, mantenía aferrada una vieja cartera de cuero en cuyo interior imaginó portaba las propuestas que presentaría a lo largo de la tediosa reunión. Apretó su pequeño cuerpo contra el asiento para ocultarse. Abandonó el vagón con el cigarro entre los labios. Y, apenas franqueada la salida, lo encendió inhalando el humo con una vigorosa aspiración.  Caminaba unos pasos detrás, camuflada entre los restantes pasajeros, cuando surgió la  primera oportunidad. Depositó cuidadosamente el puro recién encendido sobre el cenicero dispuesto en la puerta del estanco y entró para adquirir su marca favorita, ella se detuvo un instante, abrió la cremallera de su bolso y dejo caer sendas gotas sobre el humeante cigarro al tiempo que depositaba el envoltorio de un chicle en la parte inferior, cerró la cremallera y reinicio la marcha en sentido contrario. Desde la entrada de la estación le contemplo aspirando de nuevo, una vez, dos veces, observó la brasa extrañando el sabor y se derrumbó como el contenido de un saco desfondado. Se subió al primer taxi de la línea e indicó el destino al conductor que esbozó una codiciosa sonrisa: Al Centro Místico Internacional, pero dé un largo rodeo para enseñarme la ciudad. Dado que la competencia no se presentaba a la reunión, debía calcular un nuevo precio para los 15.000 Kalashnikov restaurados que atestaban el almacén de Pakistán.  

Humo

Domingo

Como cada mañana festiva, Mariano acudía al bar de El Casino abulense para disfrutar de un café con churros y enfrascarse en la lectura sobre la marcha del equipo. Ignorante de que en la última página del Diario de Ávila resaltaban en grandes tipos la combinación resultante del mayor premio jamás otorgado por la lotería. “El Superbote ha rebotado en nuestra ciudad”. Tan amarga cacofonía le anticipaba enormes disgustos: Las cifras componían la fecha exacta de su nacimiento. 

068

F/3,5 1/500s ISO-100 18mm

Una vez publicada, la noticia corrió como reguero de pólvora entre los numerosos familiares y vecinos de su localidad natal, que, mostrando grandes signos de alegría, acudían en tropel a abrazar a su entrañable primo y compañero para compartir esos momentos irrepetibles. 

074

F/5 1/400s ISO-100 44mm.

Lenguas

-Te digo Ramón que así vamos a terminar como en la Torre de Babel.  

-Que no Mariano, que sólo debe ser que nos hemos pasado de largo. En mi pueblo se llama majador.

-Pero Martina ¿Estaís seguros que el Centro Cultural estaba por aquí? Mi madre siempre dijo almirez

-Que sí Ramón, que estaba al lado de un arco.  Y aquí son pilas.

-Como me llamo Mariano que le han puesto el nombre en dialecto y ahora no hay forma de ver la dichosa exposición de morteros.

IMG_6098

F/3,5  1/400s  ISO-400  28mm.

El paseo

  • ¿Pero Lena ya te vuelves a casa?
  • Ésta que parece que hoy está cansada y no tiene ganas de jugar.
  • Igual que ésta. ¿Pero todavía le sacas con correa?
  • ¿Y que quieres que haga? ¡Si aún cruza por donde le da la gana!
  • Pues escondela y así por lo menos no tienes que tirar de él.
  • Me marcho, que empieza su serie favorita.
  • Si está visto: ¡Bípedo viejo no aprende trucos nuevo!
IMG_6175-crop

F/5,6 1/800s ISO-800 87mm.

Barba azul

En la casa de un terrible cocinero, un noble español, y muy español, exiliado en París desde que acuso al general Franco de ser un izquierdista, Barba azul se ha reencarnado en la disparatada  imaginación de Amélie Nothomb.

Barba azul

En su habitual tono de comedia irónica, la autora de Estupor y Temblores nos invita a catar los mejores y más caros vinos espumosos que se producen en Francia, mientras se masca la tragedia en cada una de sus páginas. Para pasar un buen rato entre gastronomía francesa, asesinatos sospechosos y sabanas de seda.  

Además como hubo tiempo libre para salir a tirar unas fotos, puedo suponer que, en su caso, la lectura también será breve. 

Japón

Un país sorprendido por la modernidad y despertado a golpe de clarín de una forma de vida tradicional. Así son los relatos de Haruki Murakami, escribe sobre el final de la terrible edad de la inocencia y describe los protagonistas en pleno salto desde la juventud a la madurez aterrizando en un paisaje desconocido, aún arrastran el lastre de la seguridad original y ya están cargando con nuevas experiencias. No todos los amigos podrán con ese peso. Son relatos de ciudad, acompañados por una pieza musical que suena de fondo, obsesiva,  alrededor de la cual se desenvuelve la amarga trama de levantarse una mañana tras otra, para encontrar que el abandono y la soledad son lo más inexplicable de la memoria y que la muerte, siempre está presente, sorprendente e inesperada.  

Los años de peregrinación.

Es un libro de trescientas páginas que se puede leer de una sentada, que apenas me  trae algunos recuerdos, y cierta inquietud, sobre lo que pudo ser de un grupo de amigos que creía inseparable.  También de lo que quizás pudo ser, pero no fue. Del encuentro con la vida profesional en una nueva ciudad y de la forma suave con la cual cambian unos pilares que considerábamos inmutables. El tiempo carece de marcha atrás. 

Me llamo Carlos, tengo 63 años, estoy jubilado, estudio, padezco y, sobre todo, leo en España.

Volví de Budapest a mi pueblo natal con la nostalgia herida. Había cosas de las que no se podía hablar. Aquél año de ausencia se interponía como un muro de silencio entre mis amigos cristianos y yo. Porqué en aquel año, ellos siguieron siendo unos niños normales;  yo, en cambio ya no lo era.

“¿Por qué quiero a mi patria?” Ése era el título de una redacción de marzo de 1945. ¿Tenía que escribir que la quería? No era tan fácil desde luego. Si no estaba equivocado, mi patria había querido matarme.

György Konrád Viaje de Ida y Vuelta

Hispania no va bien, pagamos las consecuencias de una larga serie de desatinos y despropósitos, quizás sea el primero que siendo pobres habitantes de un territorio, sin recursos naturales, nos comportamos como si fuéramos todos ricos. Sufrimos con la incompetencia de 466.000 cargos políticos profesionalizados que, ejercen el poder sobre 17 regiones autónomas, cada una con gobierno y parlamentos propios cuyos miembros sólo pueden ser juzgados por el tribunal supremo. Entre todos la mataron y ella sola se murio, dice el puñetero. ¿Cómo hemos llegado a esta absurda situación? Lo sabemos casi todos, La constitución que se aprobó en 1978 ha permitido una estructura política desmesurada. Cuando falleció el general Franco de muerte natural en 1975, en su testamento político dejó escrito bien claro: “Todo queda atado y bien atado”, gobernaba con mano de hierro desde que su ejercito, apoyado por el gobierno nazi de Alemania y el Fascista italiano, derrotó a la República en 1939, tres años de lucha encarnizada, un millón de muertos y 36 de victoriosas celebraciones sobre los vencidos. Tenía razón al decirlo. Los sucesivos gobernantes, siguiendo políticas de carácter neo liberal , han solicitado créditos hasta que la deuda pública alcanza el valor de un billón de euros, un UNO y DOCE CEROS seguidos, esperen que se lo pinto 1.000.000.000.000 €, con esos prestamos se han pagado infinidad de obras inútiles e ineficaces que jamás llegaran a ser rentables. Para abonar los intereses correspondientes, desde el año 2007, se han reducido los presupuestos en Sanidad, Educación y Cobertura Social, Rebajado las Pensiones, Los Salarios, Incrementado las Tasas e Impuestos que afectan al precio de los Servicios Básicos y vendido al mejor amigo de turno las mejores Empresas Nacionales. Entretanto el paro ha pasado a ser un mal endémico, la mitad de los jóvenes no encuentran un empleo, 36 aeropuertos de nueva construcción se encuentran fuera de servicio, las lineas de tren de Alta Velocidad son subvencionadas para falsear los verdaderos resultados económicos y la Red de Autopistas Privadas que apenas cursan un tercio del tráfico previsto acabaran por endosar sus cuantiosas perdidas a los ciudadanos. El 15 de Mayo de 2011, los ciudadanos hartos de tanto mangoneo salimos a llevar un aire nuevo a calles y plazas con la verdadera ilusión democrática de cambiar la situación. Ahora hay dos partidos nuevos en los parlamento que han sido incapaces, hasta el momento, de introducir los cambios imprescindibles. Las cifras oficiales hablan de 350.000 jovenes que han emigrado a otros países en busca de un futuro mejor, créanme que son bastantes más del doble, la mayoría licenciados y doctorados.  Entre tanto disfrutamos de una natalidad de las más bajas del planeta. Al tiempo que disponemos de 3.500.000 de viviendas desocupadas propiedad de bancos arruinados que han pasado a ser de titularidad pública, crece el número de embargos y desahucios. Eso sí, como cualquier sociedad moderna, que se precie, desde los medios de comunicación privados y oficiales se ponderan los éxitos deportivos, al tiempo que se siembra la estulticia publicitaria promoviendo el consumo desaforado y se justifican crecientes medidas represivas contra la libertad de expresión y recaudatorias en pro del bien común y apenas se roza el hecho de que el partido del gobierno está acusado de corrupción generalizada. 

El Reto

Consiste en redactar un artículo en el que expongas tu opinión personal acerca de lo que consideres se está haciendo mal en tu país, el tema a exponer es libre, puedes hablar sobre lo mal que construyen los edificios en tu país, la pésima educación, la economía que esta por el suelo, etc., En mi caso, quise exponer la situación de las protestas en mi país Venezuela. Pero ya que es un reto abierto al intercambio de opiniones, quienes acepten el reto pueden hablar libremente. Es fundamental, identificar la razón de dichas fallas que a consideración del autor, se estén cometiendo en su país. El objetivo principal es reflexionar al respecto de estas situaciones y de ser posible desarrollar debates acerca de estos temas. Quiero retar a:

Reglas del Reto

  • Voy a mudar ésta regla por si acaso genera problemas al autor. Presentarse (Al menos nombre y país donde vive (siempre y cuando deseen hacerlo y participar).
  • Redactar un artículo en el cual reflexione sobre esta pregunta: ¿Qué estamos haciendo mal en mi país? (Identificar fallas individuales y colectivas).
  • Plantear propuestas como posibles soluciones al problema planteado.
  • Retar a tres personas más, indistintamente de su país de origen.