Feeds:
Entradas
Comentarios

Cuentos de la Luna

Magalía.

Su nombre significa la anciana que sabe de la tierra. Guardiana de la memoria de sucesos olvidados que, los humanos apenas conservamos en deshilachados retazos envueltos en viejas leyendas. Habita en las profundidades de una gruta inexplorada que extiende sus galerías bajo las montañas y se asoma al mar de los cántabros. Los huesos de Magalía sufren viejas dolencias causadas por la humedad y el frío. Entre las arrugas de su rostro la línea de la boca es indistinguible, posee una apagada voz que  surge directa desde el corazón, si atisba un discípulo en el hayedo que oculta las puertas de su mundo emite una muda llamada. Con paso seguro, persiguiendo el leve rumor, un grueso haz de leña sobre la espalda y un queso resguardado en el zurrón, comienzo el recorrido por las cuevas de la historia. Un sólido susurro adquiere mayor presencia tras cada recodo. Palabras que cabalgan entre el eco que rebota contra el techo de bóvedas inmensas que empequeñecen las avenidas de la ciudad. Se deslizan sinuosas entre la risa de arroyos que descienden hacia la desconocida profundidad del planeta. Me sumerjo bordeando gruesas columnas translúcidas que encierran gemas y rubíes de brillantes colores verdes y escarlata, camino durante horas hasta alcanzar la ignota profundidad que alberga las cálidas fuentes que acarician el magma primigenio. Allí se encuentra su residencia. Ella, Magalía, envuelta en paz intemporal aguarda al portador de los pensamientos que ha estado escrutando. Encendido el fuego. Arrimando su maltrecho cuerpo a las llamas, toma el queso entre sus manos y, paladeando con fruición un mínimo trozo, comienza el relato: 

IMG_7648

F/6,3 1/100s ISO-400 18mm

Anuncios

La fiesta

Todos expectantes formando un semicírculo para participar en la comedia que se avecina. El protagonista principal un actor invitado, un arribista, casi un desconocido en esta plaza, opina Resbalosa. Aunque nos conocemos desde tiempo, no me atrevo a preguntarle si es cierto que todavía conserva la virginidad. Hay cosas que a un caballero no le autoriza la confianza.  Me conformo con conocer su noble origen, es nacida, ni más ni menos, que en la Puebla de Montalbán. Pues a mi me importa un pimiento si es famoso, mientras se sepa el libreto. Se expresa con vehemencia Don Capsico acostumbrado a los papeles secundarios. Le hemos echado un vistazo y nos parece muy pálido, bajo los focos aparecerá como el fantasma de la opera. Asegura el mayor de los hermanos Solana,  los otros aseveran haciendo oscilar las lustrosas cabezas. Esperemos que hoy no  sea una comedia, cantan a coro Las Aromáticas siempre buscando la oportunidad de ser cabecera de cartel.  Entre lágrimas contenidas con un postrero lamento muy americano, Blue Onion, Directora de escena,  opina entre hipos: Es un estirado y un tieso insípido y no debería salir entero del escenario.  Creo que ha sufrido otra decepción amorosa.

Silencio. Señoras y señores, es la hora de alzar el telón. ¡Todos a escena!

IMG_7755

Una vez dispuesto cada cual en su lugar, tengo el placer de presentar a Tofu de La Soja en el papel principal, comienza su actuación revestido con unos granos de sal gruesa y adornos de pimienta molida, con valor inimitable en la pista central, se tumbará sobre tres cucharadas de aceite hirviente a fuego medio para acomodar la permeabilidad de los poros de su piel. 

IMG_7757

En la pista dos, llegados desde más allá del mar, Onion Blue y Capsico Green, padecen tormento de cuchillo mientras, en un truco sinigual, los hermanos Solana parecerán soportar con entereza una disección completa, durante la cual les será estirpado el (ejem) en corte viselado.

IMG_7759

Mientras extraemos la despegada piel de los tomates: Entre el público asistente destaca la voza chillona de una Reineta solitaria que, en cuanto escucha que van a repartir media copa de vino blanco. Grita como una posesa. ¡A mi también, a mi también! Entre aplausos de los asistentes. No me queda otro remedio que  indultar un ajo cautivo y ceder a sus deseos. Le arranco la ropa y hala a bailar en pelotas con los demás componentes.

IMG_7761.JPG

Con un discreto añadido de treintas gramos de almendras trituradas. una cucharada de postre de azucar morena, media de pimentón dulce de La Vera y sendas pizcas de oregano y albahaca, está completa la receta y se pone la tapa.  Lo que viene a ser como bajar el telón hasta que comienza la función. Digestiva. 

IMG_7762.JPG

A Lídia y a María, justicieras amigas, de élfico corazón, fieras enemigas de los Trolls.

A todas y todos ustedes por si alguna vez han tenido la convicción de que se aproxima el final del tiempo asignado para devorar animales. 

En el lateral del escenario, la actuación de Booker T interpretando su celeberrimo tema Cebollas Verdes. ¡Y dejen libres los pies!

Magia

Aprende a ser agua que ocupa el lugar más bajo del valle y a todos beneficia sin  hacer distinción. Él sólo muestra el camino hacia la felicidad.

IMG_7234

F/3,5 1/500s ISO-1600 18mm

Máscara

Algunas veces, sólo mirando a través del espejo vemos la realidad sin distorsión.

IMG_6964

F/4,5 1/200s ISO-400 47mm

¿Creen que su pantalla también abre una ventana a un mundo mágico?

Reflexiones

De crucero es un intento de reflejar la importancia que adquiere la situación laboral para las relaciones sociales y expresar la inquietud que siento. También el incomprensible desmoronamiento de las relaciones laborales entre las personas que enfrentan el opaco tejido de las corporaciones y el propio estado. Creo que es un relato amargo, aunque naciera sin esa pretensión. Alcanza el final en siete entregas consecutivas numeradas y está narrado por un raro personaje. Algunos de ustedes quizás recuerden la primera versión de esta aventura. Razón por la cual decido no rebloguear las entradas correspondientes, pero me gustaría mucho ofrecerles la definitiva que, al menos, espero les resulte entretenida.  

IMG_6393

F/5,6 1/1000s ISO-400 100mm

 

Sopa de ajo

Para combatir el frío, en lo que corresponde a este hemisferio. La receta que prepara Mariano: Ese personaje singular con nombre de Presidente de Gobierno y aspirante a sueldo de Director General. No domina otra, así que pongan mucho cuidado en seguir sus pasos a pies juntillas.  Ignoro qué significa este modo, pero ejerciendo de transcriptor hay que ser puntilloso.

Añade unos trozos de jamón serrano en un litro de agua hirviente, también sirven de pollo picado si es que sobró algo de una comida anterior. En ese caso conviene sazonar de sal. 

Que están los tiempos para aprovechar.

Secciona con milimétrica precisión unas finas rodajas del correoso pan acopiado en la bolsa de plástico desde anteayer. Otro ahorro. De una baguette, y no más de media docena por comensal. Cuatro dientes de ajo machacados con un tenedor consistente, no sea que se estropee, en una sartén a fuego medio con cuatro cucharadas de aceite de oliva. ¡Se ablandan y desmenuzan sin que se doren!  Sobre ellos se extiende media cucharada, de las de café, de pimentón dulce de La Vera. Que cunde mucho. Remuevan enérgicamente y sin salpicar. Para no tener que limpiar más que lo imprescindible. En una acción envolvente, y simultánea, ojo al cronómetro, se suma el pan a la mezcla para que absorban el aceite confitado. Y sin sin dilación se vuelca, cuidado que quema y hace pupa, el contenido de la paila sobre la sopa. En un plato aparte se baten, algo menos que para el caso de la omelette, uno o dos huevos de gallina que se incorporan a la olla sin cesar de remover con cuchara de madera. No deja marcas en la piel porque presenta una incapacidad manifiesta para transmitir calor. Pobriña, que pena la de esta cocina, después de tanto uso, casi que tira a morenita. Se sirve en tazón de barro y se toma con cuchara sopera.  

038

Conviene disponer una copa llena de líquido refrigerante a mano para aliviar los posibles efectos indeseados consecuentes a una profunda y generalizada cauterización bucofaringeolingual. O sea, mejor se la toman a sorbitos. 

De tiempo

Revisada y repasada.

La estaca clavada

Como los vecinos, cuando se encuentran incómodos  compartiendo el ascensor:

– Pues parece que refresca.

– ¡Qué va! Esto no es nada. Aún tiene que hacer mucho más frío.

– La lástima es que no llueve.

– Si es verdad, es que ya no llueve como antes.

El del tercero ejerce de cartero y el del sexto reparte butano. Entra en casa tergiversando:

-Jolín con el vecino del quinto.

– ¿Cual? Se interesa ella con fingido interés.

– El tonto ese del BMW (con un cierto retintín envidioso) ¡Qué debe vender paraguas! Pues no quiere que llueva. ¡Como él no se patea las calles con la saca al hombro!

Le mira y lo comprende todo de un vistazo:

– Pues de cartas no entiende ni papa, pero de bombonas un montón, por qué es el mismo que me la sube desde el camión.

Tercio se queda pensativo y decidido a no soltar…

Ver la entrada original 87 palabras más